6 Cosas Que Debes Saber si te Estás Divorciando y Tienes Hijos (y No Quieres Convertirlo en un Infierno o No Sabes Salir de Él).

En este post vamos a explicar cuales deben ser las actitudes fundamentales a la hora de afrontar un divorcio con hijos y varias herramientas que pueden llegar a solucionar muchos problemas.

Imagen
1.- LLEVARSE BIEN ENTRE LOS PROGENITORES ES UN DEBER DE LOS PADRES.

Aunque parezca obvio, este es el primer error al que sucumben muchas parejas, lógico por una parte pues por eso mismo se suelen separar, pero no debe olvidarse que una situación de desavenencia entre los progenitores afecta -sin duda alguna y de forma negativa- sobre el bienestar de los hijos menores. Lo ideal, aunque difícil, debe ser que las diferencias personales que pudieran existir entre los progenitores no afectaran a sus hijos ni a sus relaciones entre ellos, para lo cual debe procurarse que las relaciones paterno-filiales se desarrollen, en la medida de lo posible, con la más absoluta normalidad, lo que redundaría no sólo en el bienestar de los hijos sino también en su formación integral. Y es que no debemos olvidar que el hijo común quiere a ambos padres, y ya es bastante doloroso el hecho de que se separen como para aún tener que verlos discutir entre ellos y temas relacionados con el, como la pensión de alimentos, la custodia, la casa donde vivir, etc.

Imagen
2.- EL RÉGIMEN DE VISITAS CUANTO MÁS AMPLIO MEJOR.

La afectividad que requieren los hijos, sea cual fuere su edad, deben proporcionarla los dos progenitores y cualquiera de ellos deben y tienen que ser hábiles para conseguir que, en ausencia del otro, el hijo no tenga sensación de pérdida de afectividad.

Para que la sensación de perdida sea la menor debe potenciarse las visitas del progenitor no custodia (siempre, claro está, que este cuente con aptitudes idóneas para el cuidado de un menor). En este sentido los tribunales han manifestado en reiteradas ocasiones que la custodia compartida es la mejor para el menor por minimizar al máximo la sensación de pérdida del menor.

Por lo tanto determinar un régimen de visitas razonable y lo más amplio posible, que dependerá de las circunstancias concurrentes en cada caso, deberá ser el objetivo a conseguir por ambos padres para que sus hijos sufran lo menos posible.

Imagen
3.- NO LLEVAR A NIÑOS A DECLARAR AL JUZGADO SOBRE SUS PADRES, SALVO QUE SEA INEVITABLE.

No es deseable hacer comparecer a niños a declarar en el juicio de divorcio de sus padres, lo primero de todo es por los inevitables perjuicios que le vamos a acarrear: desasosiego, sentimientos de culpa, conflictos de lealtades. Y es que significa colocarlo en la tesitura de que decida a favor de un progenitor, en perjuicio del otro, lo que supone un nivel de exigencia que la psiquiatría infantil especializada califica de traumatismo psíquico de carácter muy grave.

El segundo motivo es que poco caso se le va a hacer, y es que la jurisprudencia a declarado en numerosas ocasiones que un niño con poca edad no tiene capacidad de decisión suficiente para opinar sobre con quien va a querer vivir, siendo normalmente, la respuesta fruto de la influencia de alguno de los progenitores o por meros caprichos de la edad que en nada se basan en su bienestar.

Por todo esto entendemos que no debería pasársele por la cabeza a nadie llevar al juzgado a un menor de 14 años para que declare sobre con quien desea vivir si no hay un motivo justificado (malos tratos, etc.) y a partir de los 14 siempre con reservas.

Imagen
4.- SOBRE LA NECESIDAD DE REALIZAR UN INFORME PSICOSOCIAL CUANDO EXISTEN SERIOS PROBLEMAS.

¿Qué ocurre si las circunstancias de un progenitor le impiden desarrollar eficazmente la guardia y custodia la custodia de un menor? ¿Qué pasa si existe un consumo de drogas excesivo, problemas conductuales o dejaciones graves en sus funciones? En estos casos el Juez, ya sea de oficio o a instancia de parte debería recabar dictamen de especialistas debidamente cualificados (psicólogos, trabajadores sociales,etc), relativo a la idoneidad del modo de ejercicio de la patria potestad y del régimen de custodia de los menores. Pues únicamente a través de estos especialistas debidamente cualificados para emitir una opinión objetiva y seria y evacuando los informes correspondientes relativos vamos a saber quien es apto para el ejercicio de la guarda del menor y evitar posibles engaños o pruebas preparadas para el juicio que hagan parecer lo contrario.

Imagen
5.- UTILIZAR EL PUNTO DE ENCUENTRO PARA NORMALIZAR EL RÉGIMEN DE VISITAS.

El Punto de Encuentro Familiar (PEF) es un organismo que se dedica a regular las entregas y recogidas de menores. Estos centros se pueden limitar únicamente al mero intercambio, lo cual ya es beneficioso cuando alguno de los progenitores o los dos son conflictivos y aprovechan la entrega para generar más problemas (retrasos injustificados, discusiones, etc)pues limita este tipo de comportamientos al hacerlos en un organismo oficial.

También puede servir para que los profesionales valoren al menor y ver como reacciona ante la entrega o marcha con algún progenitor, examinar si ha recibido las atenciones necesarias, si viene ansioso, alegre, frustrado, etc.

En casos muy problemáticos también sirve para que se realicen en el propio punto de encuentro las visitas, con o sin supervisión de un profesional.

Es de especial interés esta institución para casos de ruptura traumática en la que existen dificiles relaciones entre los menores, períodos de ausencia de uno de los progenitores, progenitores politoxicomanos, etc.

Imagen
6- ANTE CASOS DE MALOS TRATOS, SUSPENDER O LIMITAR LAS VISITAS.

El Código Civil permite al Juez limitar o suspender el derecho de visita siempre y cuando sea lo mejor para el interés del menor. Esto exige que el entorno del menor sea “libre de violencia” ya que el mismo lógicamente tiene pocas oportunidades de defensa.

Por lo tanto el juez o tribunal podrá suspender el régimen de visitas del menor con el progenitor condenado por delito de maltrato con su cónyuge o pareja y/o por delito de maltrato con el menor o con otro de los hijos, valorando los factores de riesgo existentes.

Suele ser beneficioso en estos casos que si se determima un régimen de visitas sean en el Punto de Encuentro Familiar y bajo la supervisión de un especialista.

Por | 2017-07-18T11:58:13+00:00 diciembre 9th, 2016|Familia|0 Comentarios

Comentar