Acoso Laboral o Mobbing. ¿Qué Puedo Hacer?¿Téngo Derecho a Indemnizaciones?

¿Estás sufriendo acoso laboral? ¿No sabes qué puedes hacer o qué derechos tienes? En este post nuestros abogados te explican, qué es el acoso laboral o mobbing, qué derechos tienes y posibles soluciones e indemnizaciones que te corresponden.


Imagen Lo primero que debes saber es que no todas las situaciones que revelen un conflicto entre un trabajador y su superior jerárquico o entre trabajadores de igual categoría han de calificarse, sin más, como acoso moral o mobbing , esta calificación “ha de reservarse para los casos en que hay una acoso sistemático, repetición de determinadas conductas con una cierta duración en el tiempo y puesta en práctica con la intención de minar la autoestima del trabajador, asociado normalmente a la finalidad de hacerle romper la relación laboral (lo que no significa) que la finalidad tenga que estar predeterminada, puede también establecerse y calificarse la situación cuando se enquista la relación en unos parámetros de ataque, reproches y humillación repetida, deliberados, que aparentemente para el trabajador no resultan explicables.

En definitiva el acoso laboral son situaciones de hostigamiento a un trabajador frente al que se desarrollan actitudes de violencia psicológica de forma prolongada, y que conducen a su extrañamiento social en el marco laboral, le causan alteraciones psicosomáticas de ansiedad y en ocasiones consiguen el abandono del trabajador del empleo, al no poder soportar el stress al que se encuentra sometido.

El fin buscado con el acoso laboral generalmente es el de colocar al trabajador en una situación extrema de sufrimiento personal que le lleve, según el acosador sea un compañero o el empresario, bien a desistir de sus derechos profesionales (y. gr., promoción), bien a abandonar voluntariamente la empresa.

¿QUÉ PUEDE SER CONSIDERADO MOBBING O ACOSO LABORAL? EJEMPLOS.

ImagenLa situación fáctica de acoso moral se manifiesta a través de conductas hostiles contra la dignidad personal de la víctima – injurias, burlas, mofas, críticas o cualesquiera otros actos de escarnio- o contra su profesionalidad -encargos monótonos, innecesarios, desproporcionados, abusivos o impropios de su categoría profesional-.

La violencia que conlleva el mobbing puede manifestarse de distintas formas, consistiendo básicamente en acciones tendentes a aislar al empleado de su ámbito laboral, privándole de trabajo efectivo o asignándole tareas excesivas o manifiestamente imposibles de realizar, para agobiarlo, desacreditando al trabajador como inútil o incompetente, impidiéndole la comunicación con sus compañeros de trabajo, privándole de los medios de trabajo, deteriorando su entorno físico, como mantenerle en una estancia inadecuada y aislada del resto, etc.

También es considerado acoso laboral ataques a la vida privada, agresiones verbales, como gritar o insultar, criticar permanentemente el trabajo de esa persona y o también emitir rumores.


EFECTOS DEL ACOSO LABORAL. DAÑOS PSICOLÓGICOS.

Imagen
El daño psicológico producido por el acoso laboral suele manifestarse en un grave deterioro de la salud mental y física, concretado en problemas de de presión (llantos, abatimiento general, desmotivación, tristeza), ansiedad (irritabilidad, crisis de pánico previas a la incorporación al puesto de trabajo, nerviosismo, angustia), disminución del rendimiento laboral (desinterés por los fines e intereses de la empresa, falta de concentración y agilidad mental) y hasta físicos y psicosomáticos (gástricos, dolores de espalda y nuca, dificultades de respiración, cansancio, insomnio, vértigos, mareos). En ocasiones extremas, el acoso psicológico puede derivar en una enfermedad física o psíquica crónica e irreversible. Además, no cabe obviar los problemas familiares que esta situación puede conllevar, como p. e., la separación conyugal.


POSIBLE SOLUCIÓN. EXTINGUIR EL CONTRATO DE TRABAJO Y SOLICITAR LA INDEMNIZACIÓN QUE TE CORRESPONDERÍA POR DESPIDO MÁS OTRA POR LOS DAÑOS MORALES Y FÍSICOS SUFRIDOS.

El trabajador que sufra acoso laboral podrá solicitar la extinción del contrato de trabajo, es decir, dar por resuelto el contrato y marcharse de la empresa, dicha extinción conlleva la indemnización que le darían por despido improcedente, esto es, una indemnización equivalente a treinta y tres días de salario por año de servicio, prorrateándose por meses los periodos de tiempo inferiores a un año, hasta un máximo de veinticuatro mensualidades.

A mayores de esta indemnización el juez deberá pronunciarse sobre la cuantía de la indemnización que le corresponda al trabajador por haber sufrido discriminación u acoso laboral. Esta se calculará teniendo en los siguientes criterios: la duración del acoso, la forma concreta de acoso, si ha estado de baja por dicho acoso, etc.

Si te ha parecido interesante esta publicación o te ha ayudado compártela. No dudes en dejarnos un comentario para comentarnos que te ha parecido o hacernos cualquier pregunta.

Por | 2018-03-02T20:29:53+00:00 diciembre 29th, 2016|Laboral|0 Comentarios

Comentar