ALQUILER VIVIENDA.-¿SE PUEDEN DESCONTAR LOS GASTOS DE PINTURA DE LA FIANZA?

¿Se puede descontar de la fianza los gastos que supongan pintar de nuevo la vivienda? Como casi siempre en derecho, la respuesta no es taxativa si no que dependerá de las circunstancias. A continuación en este post explicaremos cuando se puede descontar en el alquiler de vivienda habitual los gastos de pintura de la fianza y cuando no.

DESGASTE O USO NORMAL DEL INQUILINO.

Como norma general si los daños en la pintura se han producido por un mero desgaste o un uso normal de la pintura es el arrendador (casero) el que tendrá que asumir el coste de pintar de nuevo la vivienda y no podrá descontar las facturas del pintor de la cantidad entregada como fianza.

«Los arrendatarios no están obligados a entregar el piso recién pintado una vez acabe el alquiler.»

Por lo tanto no está obligado el inquilino a realizar las siguientes reparaciones al finalizar el alquiler :

  • Tapar los agujeros hechos en la pared para colgar cuadros, siempre que se hayan colgado cuadros con normalidad.

  • Reparar pequeñas grietas que hayan salido en las paredes siempre que no las haga provocado el propio inquilino.

  • Repintar por deterioro causado por humedades cuando estas provienen  de defectos de la propia vivienda, filtraciones de otra vivienda o tuberías de la comunidad.

  • Volver a pintar la pintura exterior si el desgaste se debe  por el ambiente y el paso del tiempo.

  • Repintar pintura interior cuando solo aparecen algunas rozadas y suciedad propias de un uso normal.

NEGLIGENCIA O MAL USO DEL INQUILINO.

El arrendatario responde de los daños o desperfectos en la vivienda al finalizar el alquiler causados por su culpa por lo que el casero podrá descontar los gastos de pintura de la fianza cuando el desgaste de esta no se deba a un uso normal si no a un mal uso o negligencia del inquilino.

Así pues, serán situaciones en las que tendrá que pagar el inquilino los gastos de repintado del piso las siguientes:

  • Manchas realizadas por el inquilino que excedan de un roce normal.

  • Pintadas en la vivienda.
  • Humedades causadas por el inquilino (como por ejemplo: falta de ventilación.)

Por | 2019-12-06T14:13:18+00:00 diciembre 6th, 2019|Alquileres|0 Comentarios

Comentar