NEGLIGENCIA MÉDICA EN UN PARTO

En este post os vamos a hablar de la responsabilidad del servicio de salud pero de una forma un poco más práctica mediante un ejemplo, este caso es una mala práxis en la asistencia de un parto en el que se le provocó parálisis braquial al feto. Esperamos que os sirva de ayuda.

HECHOS ACAECIDOS DURANTE EL PARTO

  • Se le indicó a la madre que flexionara las piernas sobre el abdomen, al tiempo que tres personas le apretaban el abdomen para que saliera el feto.
  • Se destaca que la presión supra púbica es aconsejable, aunque no se llegó a realizar el segundo nivel de maniobras que consiste en la rotación manual de los hombros.
  • La lesión del recién nacid se produjo al apretar el abdomen de la madre de forma inadecuada con excesiva presión hasta el punto de lesionar el plexo braquial del feto sin posibilidad de recuperación, o bien oprimiendo el vientre de la madre por la parte más alta (maniobra de Kristeller).
  • Por ello, se llega a la conclusión de que hubo mala praxis durante el parto de la niña. Debido a las lesiones que sufre la niña, limitaciones en su vida futura, al no resultar recuperable el músculo afectado .

NEGLIGENCIA MÉDICA DURANTE EL PARTO

Como ya hemos explicado en post anteriores la lex artis médica es la correcta actuación médica, pero esta no solo comporta el cumplimiento formal y protocolario de las técnicas previstas, aceptadas generalmente por la ciencia médica y adecuadas a una buena praxis, sino la aplicación de tales técnicas con el cuidado y precisión exigible de acuerdo con las circunstancias y los riesgos inherentes a cada intervención según su naturaleza.

Infracción de la lex artis médica en el caso concreto: En el momento del parto, no se efectuaron correctamente las maniobras que impactaron en el hombro derecho, causando la lesión que ahora sufre el menor. Ello supone el reconocimiento de un daño antijurídico que el menor no tiene el por qué soportar, siendo la Administración Pública la obligada a reparar dicho perjuicio.

DAÑOS:

FÍSICOS

Se tiene que calcular económicamente los daños sufridos por el menor (secuelas, gastos médicos, etc) y se reclamaran al Servicio de Salud.

MORALES

Es obvio que cuantificar económicamente el importe de daños morales es extremadamente difícil. Por eso los Tribunales han dicho en reiteradas ocasiones, que es suficiente un indicio de prueba, de racionalidad, de convencimiento de que se han producido los daños morales y que su cuantificación depende siempre de la entidad, gravedad, o relevancia de la actuación administrativa que se ha traducido en un daño o perjuicio al interesado.

En el presente caso, teniendo en cuenta la irregularidad sanitaria prestada en el momento del parto, la grave situación en que ha quedado la recién nacida, invalidez permanente por afectación del plexo braquial lo que afectará gravemente al desarrollo de la niña para el resto de su vida, así como la afectación a sus padres, consideramos que prudencialmente la indemnización debe cifrarse en la cantidad que este los Tribunales reconocen en supuestos similares, y que es cien mil euros.

Por | 2018-10-31T20:29:25+00:00 octubre 31st, 2018|Negligencias médicas|0 Comentarios

Comentar