PAREJA DE HECHO O MATRIMONIO?

Pareja de hecho.¿Qué es mejor casarse o hacerse pareja de hecho? ¿Qué pasa ahora que tenemos hijos? ¿Qué son las capitulaciones?  ¿Tengo derecho a pensión de viudedad si me he divorciado o somos pareja de hecho? ¿Tienen más derechos los hijos nacidos dentro de un matrimonio que los de pareja de hecho?¿Puedo cambiar el régimen matrimonial en el que estoy o realizar pactos? En este post te explicamos las principales diferencias entre pareja de hecho y matrimonio.

Para empezar, explicaremos brevemten unos conceptos básicos:

MATRIMONIO

La ley permite que el matrimonio sea celebrado entre personas del mismo o distinto sexo, con plenitud e igualdad de derechos y obligaciones cualquiera que sea su composición. Existen dos tipos de régimen económico matrimoniales, el ganancial, por el que vinculamos  a nuestra pareja las ganancias obtenidas durante el matrimonio y el de separación de bienes por el que será de cada cónyuge lo que cada uno gane.

Además, los matrimonios mediante capitulaciones pueden modificar su régimén económico y establacer los pactos que consideren oportunos.

Hay que tener muy en cuenta que se presumirá que la pareja se casa en gananciales si no establece lo contrario.

 PAREJAS DE HECHO EN GALICIA

Es la convivencia con análoga afectividad a la matrimonial, sin la celebración formal del matrimonio, que no es antijurídica, sino extrajurídica y produce o puede producir efectos personales, económicos o de filiación.

La legislación gallega establece que serán parejas de hecho en Galicia aquellas uniones de personas que:

  • Convivan con la intención o vocación de permanencia.
  • Que se inscriban en el Registro de Parejas de hecho de galicia, expresando su voluntad de equiparar sus efectos a los del matrimonio.

Los miembros de la unión de hecho podrán establecer válidamente en escritura pública los pactos que estimen convenientes para regir sus relaciones económicas durante la convivencia y para liquidarlas tras su extinción, siempre que no sean contrarios a las leyes, limitativos de la igualdad de derechos que corresponden a cada conviviente o gravemente perjudiciales para cada uno de los mismos. Esto es muy importante ya que permite a las parejas de hecho pactar un régimen económico a medida que regule ganancias y gastos de la pareja y la forma de liquidarlos, con lo que podremos adaptarnos a cada caso o incluso copiar los régimenes de separación de bienes o gananciales. También hay que tener en cuenta que si no se pacta nada en principio no se vinculará ningún bien.

En resumen, ya hemos visto las primeras diferencias, para la pareja de hecho se requiere convivencia, cosa que no se exige para el matrimonio y además se requiere que por escritura pública se pacte ante Notario un régimen económico cosa que no se requiere en los matrimonios.

¿QUÉ PASA SI TENEMOS HIJOS?

Los hijos nacidos tanto dentro como fuera del matrimonio tendrán los mismos derechos por mandato constitucional, y los padres las mismas obligaciones, por lo que en nada va a afectar a un menor que los padres estén casados o sean pareja de hecho.

PENSIÓN DE VIUDEDAD.

Como idea general vamos a quedarnos con que los casados tienen más derechos que las parejas de hecho, sin perjuicio de que luego lo expliquemos todo un poco más a fondo.

De forma general el cónyuge viudo tendrá derecho a pensión de viudedad en todo caso siempre que el fallecido haya cumplido los requisitos de cotización, sin embargo, en el caso de las parejas de hecho solamente se tendrá derecho a pensión de viudedad si además de que el causante haya cumplido los requisitos de cotización la pareja sobreviviente tiene que estar en un cierto estado de necesidad y no cobrar determinadas cantidades.

PENSIÓN DE VIUDEDAD Y MATRIMONIO

Tendrá derecho a la pensión de viudedad el cónyuge superviviente siempre que si el sujeto causante se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta en la fecha de su fallecimiento hubiera completado un período de cotización de quinientos días, dentro de los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante de la pensión. En los supuestos en que esta se cause desde una situación de alta o de asimilada a la de alta sin obligación de cotizar, el período de cotización de quinientos días deberá estar comprendido dentro de los cinco años inmediatamente anteriores a la fecha en que cesó la obligación de cotizar. En cualquier caso, si la causa de la muerte fuera un accidente, sea o no de trabajo, o una enfermedad profesional, no se exigirá ningún período previo de cotización.

También tendrá derecho a la pensión de viudedad el cónyuge superviviente aunque el causante, a la fecha de fallecimiento, no se encontrase en alta o en situación asimilada a la de alta, siempre que el mismo hubiera completado un período mínimo de cotización de quince años.

En los supuestos excepcionales en que el fallecimiento del causante derivara de enfermedad común, no sobrevenida tras el vínculo conyugal, es decir que en el momento del matrimonio el cónyuge ya estuviese enfermo , se requerirá, además, que el matrimonio se hubiera celebrado con un año de antelación como mínimo a la fecha del fallecimiento o, alternativamente, la existencia de hijos comunes.

PENSIÓN DE VIUDEDAD EN SUPUESTOS DE DIVORCIO.

En los casos de separación o divorcio, el derecho a la pensión de viudedad corresponderá a quien sea o haya sido cónyuge legítimo, en este último caso siempre que no hubiera contraído nuevas nupcias o hubiera constituido una pareja de hecho.

Asimismo, se requerirá que las personas divorciadas o separadas judicialmente sean acreedoras de la pensión compensatoria y esta quedue extinguida a la muerte del causante, es decir, en el Convenio o Sentencia de divorcio tiene que existir una pensión compensatoria en favor del cónyuge que sobrevive (no confundir con pensiones de alimentos) y además que expresamente se establezca en la sentencia o convenio que dicha pensión se extinguirá con la muerte del cónyuge que la tenga que pagar. En el supuesto de que la cuantía de la pensión de viudedad fuera superior a la pensión compensatoria, aquella se disminuirá hasta alcanzar la cuantía de esta última.

En todo caso, tendrán derecho a la pensión de viudedad las mujeres que, aun no siendo acreedoras de pensión compensatoria, pudieran acreditar que eran víctimas de violencia de género en el momento de la separación judicial o el divorcio mediante sentencia firme, o archivo de la causa por extinción de la responsabilidad penal por fallecimiento; en defecto de sentencia, a través de la orden de protección dictada a su favor o informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de ser víctima de violencia de género, así como por cualquier otro medio de prueba admitido en Derecho.

Si, habiendo mediado divorcio, se produjera una concurrencia de beneficiarios con derecho a pensión, es decir, haya varias ex parejas, esta será reconocida en cuantía proporcional al tiempo vivido por cada uno de ellos con el causante, garantizándose, en todo caso, el 40 por ciento a favor del cónyuge superviviente o, en su caso, del que, sin ser cónyuge, conviviera con el causante en el momento del fallecimiento.

PAREJA DE HECHO Y PENSIÓN DE VIUDEDAD

Establece el RD Legislativo 8/2015 que las parejas de hecho tendrán derecho a la pensión de viudedad cuando:

1.- Cumplidos los requisitos establecidos de alta y cotización iguales para los matrimonios.

2.- Encontrase unido al causante en el momento de su fallecimiento formando una pareja de hecho.

3.- Acreditar que los ingresos de la pareja superstite durante el año natural anterior no alcanzaron el 50 por ciento de la suma de los propios y de los del causante habidos en el mismo período. Dicho porcentaje será del 25 por ciento en el caso de inexistencia de hijos comunes con derecho a pensión de orfandad.

4.- También se reconocerá derecho a pensión de viudedad cuando los ingresos del sobreviviente resulten inferiores a 1,5 veces el importe del salario mínimo interprofesional vigente en el momento del hecho causante, requisito que deberá concurrir tanto en el momento del hecho causante de la prestación, como durante el período de su percepción. El límite indicado se incrementará en 0,5 veces la cuantía del salario mínimo interprofesional vigente, por cada hijo común con derecho a la pensión de orfandad que conviva con el sobreviviente.

Se considerará pareja de hecho a quienes,acrediten, mediante el correspondiente certificado de empadronamiento, una convivencia estable y notoria con carácter inmediato al fallecimiento del causante y con una duración ininterrumpida no inferior a cinco años o quienes estén inscritos en alguno de los registros específicos existentes en las comunidades autónomas o ayuntamientos del lugar de residencia o mediante documento público en el que conste la constitución de dicha pareja con una antelación mínima de dos años con respecto a la fecha del fallecimiento del causante.

Por tanto, como indicamos al principio vemos como existen claras ventajas para los matrimonios a quienes no se les imponen limitaciones económicas y también generan expectativas para la pensión de viudedad en casos de divorcio, cosa que no ocurre con las parejas de hecho.

RÉGIMEN ECONÓMICO

MATRIMONIO GANANCIALES

Vamos a intentar resumir a grandes rasgos las notas más importantes del régimen de gananciales. Lo primero de todo es distinguir que existirán dos tipos de bienes, los privativos, que serán de propiedad exclusiva del cónyuge correspondiente y sobre los que no tiene derechos el otro y los bienes gananciales que serán los comunes.

Son privativos de cada uno de los cónyuges:

  •  Los bienes y derechos que le pertenecieran al comenzar la sociedad. Es decir, los bienes que tenemos antes de casarnos.
  • Los que adquiera después por título gratuito. (Ej: Herencias, donaciones, etc, aunque las hayamos recibido despues de casarnos).
  • Los adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos. (Ej: venta de una casa heredada).
  • El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos. (Ej: indenminzación por lesiones)
  • Ropas y objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.

Son bienes gananciales:

  • Los obtenidos por el trabajo de cualquiera de los cónyuges una vez se produzca el matirmonio. Por lo tanto, serán gananciales los salarios de uno
  • Los frutos, rentas o intereses que produzcan tanto los bienes privativos como los gananciales. (Ejemplo: alquiler de una casa heredada)
  • Los adquiridos a costa de bienes gananciales.
  • Las Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la sociedad por uno cualquiera de los cónyuges a expensas de los bienes comunes.

Serán de cargo de la sociedad de gananciales los gastos que se originen por alguna de las siguientes causas:

  • El sostenimiento de la familia, la alimentación y educación de los hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y a las circunstancias de la familia.
  • La adquisición, tenencia y disfrute de los bienes comunes.
  • La administración ordinaria de los bienes privativos de cualquiera de los cónyuges.
  • La explotación regular de los negocios o el desempeño de la profesión, arte u oficio de cada cónyuge.

Por lo tanto, vemos que existirán en el matrimonio tres patrimonios, los dos privativos de cada cónyuge y uno común ganancial, y en caso de divorcio habrá que separarlos, pagar las deudas y cargas y ver que ha pagado cada uno de más y abonarse las indemnizaciones y reintegros debidos a cada cónyuge (por ejemplo: utilizar dinero de herencia en el pago de una casa ganancial, el cónyuge que haya aportado dicho dinero tendrá derecho a que se le devuelva) y lo que sobre se .

SEPARACIÓN DE BIENES

  • En este régimen pertenecen a cada esposo los bienes que tuviese en el momento de contraer matrimonio, así como aquellos que adquiera después por cualquier título.
  • Los cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio. A falta de convenio lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos. El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas y dará derecho a obtener una compensación que el Juez señalará, a falta de acuerdo, a la extinción del régimen de separación.

En definitiva, a cada cónyuge le corresponde la propiedad, el disfrute, la administración y la libre disposición de sus propios bienes en consecuencia, se ha definido el régimen de separación de bienes desde un punto de vista negativo, esto es, en consideración a la ausencia de comunidad de bienes (e incluso cualquier participación de cada esposo en el resultado de la actividad económica del otro), siendo el vínculo económico entre ellos el derivado de su convivencia, consumo común y atención a las obligaciones familiares.

PAREJA DE HECHO

A la pareja de hecho no se le aplica por defecto el régimen de gananciales  ni el de separación de bienes. Pero, como en el matrimonio, pueden pactar e inscribir en el registro o en documento público un convenio en el que recoja que régimen económico desea.

Por lo tanto, si no se ha realizado pacto alguno en la Pareja de Hecho, (que para evitar problemas debería realizarse ante Notario y adjuntarlo en el Registro) cada bien será de la persona que lo adquiera igual que las cargas, y sobre todo, es muy importante, tampoco habrá una liquidación de los bienes comunes, pues no existirán bienes comunes, ni sociedad, ni comunidad de bienes si nada se ha pactado anteriormente. Por ejemplo: una persona que haya convivido con su pareja durante 40 años y sean pareja de hecho y no hayan pactado régimen económico no tendrá ningún derecho sobre los bienes de esta a su muerte o en caso de divorcio.

Además los pagos realizados por uno de los miembros de la pareja de hecho para atender gastos comunes generados por la convivencia común responden a una deuda asumida como propia por quien realiza el pago, sin que los mismos estén sujetos a una posterior liquidación, salvo que se haya pactado la práctica de la misma. Siendo irrelevante que uno de ellos realice pagos por mayor importe que el otro miembro de la pareja, dado que ello debe entenderse consentido, y por ello quien realiza el pago lo asume como el pago de una deuda propia en la que no cabe reclamar contra el otro beneficiado por razón del pago

 En resumen, vemos que existen diferentes opciones y elegirlas depende de la situación y voluntad de cada uno, si queremos compartirlo todo: gananciales;si cada uno lo suyo pero con los derechos de matrimonio: separación de bienes; o si por el contrario queremos la mínima vinculación: pareja de hecho.

SUCESIONES:

En Galicia, en materia de herencias y sucesiones los matrimonios y parejas de hecho tienen los mismos derechos, por lo tanto, lo que se les aplique a los matrimonios será lo mismo que para las parejas de hecho.

¿MATRIMONIOS A MEDIDA? ¿QUÉ SON LAS CAPITULACIONES?

Igual que en las Parejas de Hecho podían los cónyuges pactar ante notario el régimen ecónómico y posterior liquidación que quisieran y hacerlo a medida de su pareja pasa lo mismo en los matrimonios pues mediante las “capitulaciones” los cónyuges podráne stablecer el régimen económico que deseen, ya sea separación de bienes, gananciales o hacerlo a su medida acordando sus propias reglas.

En todo caso las capitulaciones matrimoniales podrán otorgarse antes o después de celebrado el matrimonio.

OTRAS DIFERENCIAS:

  • Los matrimonios tienen mayores ventajas a niver fiscal en el IRPF que las parejas de hecho.
  • El Estatuto de los Trabajadores no recoge permisos ni licencias para las parejas de hecho, pero si lo pueden recoger los Convenios.

Esperamos que os haya ayudado este post y dejar en los comentarios cualquier duda que os haya surgido o cual sería el motivo por el que os casaráis o seríais pareja de hecho.

Dale a like y comparte este post para ayudarnos y que hagamos más entradas como esta.

OTROS POST DE INTERÉS:

PRUEBAS DE PATERNIDAD BIOLÓGICA.

RÉGIMEN VISITA DE LOS ABUELOS.

COMO PUEDO USAR PISO DEL QUE SOY COPROPIETARIO.

Por | 2018-03-08T11:34:10+00:00 septiembre 29th, 2017|Familia|0 Comentarios

Comentar